Recortes de Ignacio Rodríguez de Rementería / @micronauta

2007/05/30

Señorita naif


Aquí respondo a las palabra de señorita naif. Bienvenida al mundo real, donde todos tenemos algo que confesar, donde cada uno escribe con su propio método, donde nuestros ojos son los editores de lo que vemos, donde hemos estado toda la vida estudiando un manual de estilo, contradictorio y multi-vinculante. Donde venimos los que ya no leemos medios "reales" de papel, de esos que valen menos que su peso en gramos de celulosa, porque alguien paga por tratar de editorializar nuestra atención para vendernos algo.

En este mundo virtual, existe la virtud, existen personas que escriben porque si, gente que hace el arte (siempre me he negado a esa dicotomía mercuriana de separar el arte de las letras) precisamente porque sirve para nada. Detrás de la máscara de lo liviano, efímero, a-contigente, detrás de la apariencia naif, se esconde -o en realidad más bien se expone- la historia que tiene el mayor valor del mundo: la de cada uno, los gránulos de la memoria colectiva para que la humanidad ya nunca más pueda olvidar como acostumbraba.

Pero sólo resultará si dejamos de mentirnos a nosotros mismos, si dejamos de usar el sarcasmo que castra nuestras almas, la máscara de que las cosas no nos importan, de que no nos importa lo que escribimos... que es algo así como decir que no nos importamos nosotros mismos. Señorita naif, yo soy sumamente intelectual y sentimental; y tu también. Cómo dijo Javier: "esto es lo que hay". Es hora de dejar de ser voraz, y reconocer que todos le tenemos miedo al frío. No necesitamos un amor de hotel ni sangre en las cuerdas. Los sitios personales están para quedarse, una manera de volver a ser. Yo no quiero ni necesito tener columna en un medio de papel. Se que hablar desde lo personal también es un desafío y hay riesgos. Pero estamos aprendiendo en este nuevo terreno, nuevas maneras de ser, expresar, interactuar y cuidar.
blog comments powered by Disqus