Recortes de Ignacio Rodríguez de Rementería / @micronauta

2008/03/26

Radio 2.0 (parte 2): La convergencia e interactividad están sobrevaloradas


Cada cierto tiempo se observa el reflote de una buzzword: la convergencia, y su paradigma de concentrar todo en un mismo y paradisíaco aparato o servicio. La radio parece eludir dicho paradigma. A continuación una hipótesis del por qué.

El presente artículo es la continuación de uno previo.

Mientras que por un lado la tecnología ha ido evolucionando y los PCs pueden hacer cada vez más cosas, he visto fracasar reiteradamente proyectos como el Apple TV, el WebTV... y son pocos los casos de amigos que me invitan a ver películas en su flamante PC.

Puede que tenga poco que ver con el potencial de la tecnología, quizás son los usos y costumbres, pero el mejor televisor es una "tele", cada vez más gente tiene teléfonos móviles, se venden como pan caliente los reproductores de DVD portátiles, los PlayStation y Wii, etc.

Pienso que con la radio está sucediendo algo similar, que el nuevo paisaje mediático exige buena nueva radio, y dado que la radio es el medio que tiene más experiencia entregando contenidos gratis, la radio puede ser la mejor representación de lo gratuito.

En vez de tratar de forzar la convergencia, dejemos ser la especialización de los aparatos, las tecnologías, los medios. Además de que a los seres humanos nos gusta que distintas cosas sean para distintas actividades, hay razones técnicas: en el caso de la la difusión hertziana, tanto la radio y la televisión son tecnologías perfectamente adecuadas para la emisión de contenidos masivos, uno-a-muchos, donde grandes audiencias acceden al instante y simultáneamente a un mismo contenido. Esto no se da en las redes de telefonía y datos, que están orientadas a conexiones uno-a-uno.

Si tratáramos todos los santiaguinos de ver exactamente al mismo tiempo una foto alojada en alguna parte de la 'net, la acción haría colapsar todos los elementos de red involucrados, desde los enlaces de última milla de la red de cable hasta el servidor web del medio de comunicación, pasando por los backbones y enlaces internacionales de varios proveedores involucrados. A pesar de esfuerzos inteligentes como el IP multicasting, la Internet no está preparada para entregar televisión y radio en reemplazo de las tecnologías que usamos hoy para esos fines.

La radio -sigue compitiendo favorablemente con la 'net en todo lo que tiene que ver con la comunidad local. Lo mismo se aplica a la TV "tipo radio", esa que se "ve" en las mañanas mientras nos preparamos para salir, etc.

Necesario lugar común

La radio y la TV cumplen el rol en las vidas de las personas como lugar simbólico comunitario, que vincula "a los individuos que forman parte de una comunidad a través de la construcción de significado y sentido compartidos" dice Bruno Bettati en su documento titulado El Advenimiento de la TDT en Chile.

El productor audiovisual valdiviano agrega que "al constatar los individuos que habitan en un mundo simbólico común se posibilita, a su vez, su mutuo reconocimiento y la consiguiente experiencia de concebirse como parte de algo, de tener identidad".

Tiendo a estar de acuerdo, y si bien creo que esto se aplica también a la TV e incluso a medios escritos, la radio es donde mejor se realiza dicha función, dado que se puede hacer múltiples actividades mientras se le oye, gracias a su mayor alcance físico con respecto al de la TV. Una buena radio es entonces el medio por excelencia en cuanto a inmediatez y accesibilidad.

Mientras la web y otros medios escritos son predominantemente interactivos (hasta en el diario de papel uno escanea y elige qué leer), el lugar mediático común por definición no es de cola larga, porque es común, es el mismo contenido el que cada individuo ve, sabiendo que está viendo lo que los otros individuos ven.

Mejor que gratis.

En cierta forma, es el complemento perfecto de un Google. Mientras que Google es cero nicho, es la búsqueda genérica, para todo el mundo y totalmente en demanda, que exige saber lo que se busca, por lo tanto exije tiempo y atención. La radio es todo lo contrario: un hilo a seguir de manera casi totalmente pasiva, una guía acerca de lo que está pasando en nuestra comunidad en este momento, el umbilical con nuestro pueblo, ciudad, país, etc. Importante no sólo por sí mismo, sino también porque buscar tarda tiempo y atención y el tiempo y la atención no son gratis. La atención en particular es la nueva moneda. Si la radio crea ahorros en tiempo y atención para el auditor, está yendo más allá de ser gratis, está entregando valor.

Algunas ideas que he expuesto están inspiradas en Radio can be "better than free" de Mark Ramsey y Better than free de Kevin Kelly, fundador de revista Wired. En el siguiente artículo de esta serie, abordaremos la radio 2.0 online, el por qué y cómo pensar una radio que no esté atada por la escasez de interactividad si no todo lo contrario.
blog comments powered by Disqus