Recortes de Ignacio Rodríguez de Rementería / @micronauta

2008/06/18

Copy & paste, o cómo un político 1.0 trata de usar la web


Ayer uno de mis agentes de software busca-noticias me llevó al sitio de Arno Barrientos. Para mi sorpresa me encontré con notas completas de El Mostrador y La Nación, lo cual me produjo bastante irritación, porque son medios a los que les tengo bastante simpatía.

Naturalmente, mi irritación aumentó de manera exponencial cuando descubrí que los comentarios estaban moderados. Así que, luego de esperar el prudente plazo de casi 24 horas, decidí usar mi propia tribuna para comentar, mientras espero a ver cuánto rato más pasa hasta que Arno publique mi comentario. O no.

Arno, no estás entendiendo la web 2.0...

Me explico: no sólo podría ser ilegal republicar artículos íntegramente; en el mejor de los casos es poco cortés.

Lo que caracteriza el uso exitoso de estas plataformas, es aportar contenidos, ya sea mediante comentarios, selecciones, resúmenes o idealmente elaboración propia.

Me merece gran admiración la labor política, la gestión del estado, el arte de gobernar, pero estoy crecientemente decepcionado de una clase política que ve la 'net como una vitrina publicitaria más, y no la quiere aceptar como lo que es: una plataforma para la participación.

Lo que haces al republicar contenido es quitarle valioso tráfico al sitio donde se publicó la nota originalmente, que se financia en totalidad o en parte con él.

Ello también corre para sitios de personas que nos expresamos libremente, sustentando nuestra labor comunicativa mediante la gestión de la atención en nuestros sitios, ya sea revendiéndola como publicidad a terceros o aprovechándola para publicitar contenidos, servicios e intereses propios, como es mi caso en canal.cl y como es un tu caso en tu sitio.

Por eso lo correcto es hacer un resumen, un extracto, quizás un comentario, y vincular la fuente, con la dirección completa del artículo original, para que el lector lea la versión completa.

Pero lo bueno es que todos nos podemos equivocar, aprender, aportar y enseñar. Por lo mismo, mi comentario no es con ánimo de agredir, si no de compartir ideas en torno a cómo se pueden utilizar de manera más efectiva estas plataformas.

Descargo de responsabilidad (conocido en gringolandia como "disclaimer"): asesoro a medios de comunicación Internet, incluyendo a El Mostrador y La Nación.

El comentario completo (y con un par de faltas ortografía y redacción) podría aparecer en el sitio de Erno, donde comenté. O quizás no. En canal.cl los comentarios no son moderados.
.
blog comments powered by Disqus