Recortes de Ignacio Rodríguez de Rementería / @micronauta

2010/01/27

5 razones por las que iPad será el mejor computador básico


Hoy Apple presentó oficialmente el iPad, un cruce entre iPhone, subnotebook y que rememora por su modalidad estacionaria al primer Mac de 1984. Al principio la presentación de Steve Jobs no me impresionó, el aparato parecía simplemente un iPod Touch más grande.

Pero en la medida en que iban pasando los minutos y vi cómo se comportaban las aplicaciones en la pantalla grande, entendí algo importante:

Como usuario de un poco más de un año del iPhone, puedo testimonear que para >70% de mi acceso a Internet, el iPhone hace todo lo que necesito y mi único reclamo sería el tamaño de la pantalla.

Todavía está recién "salido del horno" y no he puesto ni pondré mis manos sobre uno por un rato aún, pero puedo pensar varias razones por las cuales el iPad será la plataforma informática más usable para gente común y corriente que he visto nunca. Las explico:
  1. Hasta mi mamá podría usarlo, es usuaria de Windows XP y a sus 6x años no sería fácil pasarla a otra plataformas como Windows 7 u OS X. Pero la sencillez y modalidad (una sola cosa a la vez) del sistema operativo es una ventaja, se aprende en minutos, ya ha sido demostrado con iPhone y iPod Touch.

  2. No tiene virus, ni podrá tener, nunca, al menos en su forma actual. El ecosistema impuesto por Apple de aprobación de aplicaciones, -criticado por algunos desarroladores- es mucho más efectivo que software anti-virus, además no consume rendimiento y reduce también el "maloware", je.

  3. Plataforma multi-contexto, puesto en su soporte y acompañado de un teclado es suficientemente grande como para escribir cómodamente e-mails, corregir texto y planillas, crear presentaciones, enviar boletas, transferir dinero, comprar, etc. A su vez sin el cargador/soporte es suficientemente pequeño y autónomo como para usarse de browser móvil, mapa y accesar servicios de información en contextos móviles, gracias a su interfaz multitáctil y la opción 3G.

  4. Soporta formatos mediales estándar: audio (MP3, AAC), video (H.264), libros y revistas (ePub, PDF) sin requerir conversión y sin tener que comprar software adicional.

  5. Incluye servicios push desde la nube por Apple, en vez de gastar batería y CPU con procesos en segundo plano, los desarrolladores pueden correr procesos en la nube y notificar al usuario vía Internet, el resultado está muy bien logrado y se beneficia de economías de escala.
Un tablet por niño

Si estos aparatos permiten reemplazar toneladas de libros educativos además de aportar nuevas funcionalidades, son tan fáciles de usar como un microondas y prácticamente indestructibles, cumplen con todo lo necesario para ser lo que todo estudiante debería tener en su bolsa, desde la primaria hasta la universidad.

Lógica modal

A diferencia de Windows y Mac OS X, la interfaz de usuario y la tecnología subyacente se enfocan hacia una sola cosa a la vez.

Eso está muy bien porque a pesar de lo que a los nativos digitales y geeks nos gusta creer, a los seres humanos no nos resulta muy bien hacer varias cosas al mismo tiempo. Y al hardware tampoco. Una plataforma modal es mucho más barata, requiere menos CPU y por lo tanto el dispositivo puede ser más pequeño y liviano, las baterías pueden durar más, etc.

Comparemos esto con cualquier NetBook corriendo Windows, cuya interfaz no se adapta bien al uso móvil, corre servicios, drivers, APIs y otros componentes que contribuyen a hacer lento el sistema, incrementar posibles fallos y ocupar espacio más que incrementar la funcionalidad.

Esto no es un invento mio sino de Jef Raskin, informático duro y pionero de la experiencia de usuario, que trabajó en los inicios de Apple pero no llegó a ver el fruto de sus conceptos llevados a la práctica.

Tuvo cierta relación con el proyecto Macintosh original, una plataforma cuya genial metáfora (el escritorio) revolucionó toda la industria. Dicha metáfora sin embargo ya muestra su edad, y como han demostrado las tablets corriendo Windows, no se adapta bien a contextos móviles.

Raskin, en su ensayo Computers by the Millions, propuso dispositivos diseñados para ser fáciles de usar. Cuando Raskin conoció las interfaces táctiles, se dio cuenta de que no se necesitaban botones de hardware, todo se podía hacer vía software y el dispositivo podría tener diferentes controles virtuales de acuerdo a la necesidad de uso en ese momento.

Los aparatos concebidos por Raskin ya existen, el iPhone y iPod Touch fueron una primera ola ahora viene otra, que podrá estar en millones de manos dentre de poco.

Pero como suele ser el caso en cada producto o servicio, esto no es magia y las decisiones de diseño que Apple presentó hoy no están exentas de críticas, y algunas bastante razonables:

  1. Almacenamiento extraíble, particularmente importante para trabajo periodístico y afines, es una de las característcias de la competencia que marcan la diferencia. Está por verse si el Bluetooth y wifi bastan intercambiar archivos de manera fácil, segura y rápida, en el iPhone aún es un logro parcial.


  2. Aplicaciones en segundo plano: si bien los argumentos en favor del push en la nube son buenos, hay algunos tipos de usos (ejemplo: geolocalización deportiva) que podrían beneficiarse de dicha capacidad bloqueada. Muchos usuarios esperábamos esto y lo seguiremos esperando. Por suerte esto no es una limitación del hardware y podría mejorarse vía actualizaciones del sistema operativo.

  3. Batería extraíble: para los que usamos estos aparatos todo el día o en excursiones, la posibilidad de intercambiar la batería es fundamental. Incluso en la Comunidad Europea podría ser pronto un requerimiento legal, por lo tanto sorprende la ausencia, aunque la larga vida de la batería prometida por Apple suena interesante y será suficiente para la mayoría de los usuarios.

  4. Tarjeta SIM tipo 3FF: Steve Jobs mencionó "micro-SIM", que no son las tarjetas que usamos normalmente (25x15mm), son un tercer tipo de tarjeta para dispositivos más pequeños llamada 3FF (third form factor, 15x12mm).

A pesar de estos detalles, el nuevo producto de Apple parece capaz de revolucionar la industria, ocupando justo un espacio entre el dispositivo pequeño y móvil y el notebook, de una forma que el netbook o subnotebook no logró resolver.




No olvidemos que se trata de la primera versión, y recordemos que el primer iPhone no tenía GPS, aplicaciones descargables y varias otras funcionalidades que fueron apareciendo después. Tampoco olvidemos -si es que nos preocupa el precio inicial- que el primer iPhone bajó US$200 dos meses después de su estreno.



Quienes intentan compararlo con computadores más tradicionales, con netbooks e incluso con el iPhone creo que no están viendo el punto: es un nuevo tipo de electrodoméstico para la información, más parecido al Minitel y el Chumby que a lo que solemos llamar PC.



Yo me haría de uno sin drama :-)

A todo esto he creado dos cuentas en Twitter con recursos sobre el iPad: en castellano: @canal_ipad y en inglés @iPadPro.
blog comments powered by Disqus