Recortes de Ignacio Rodríguez de Rementería / @micronauta

2010/04/13

¿Matar el libro? Sí, pero sólo el de papel. Demos vida al acceso digital a contenido científico y artístico


El bueno de Enzo Abbagliati en un provocativo artículo propone que "matemos al libro para que se multipliquen las lecturas". Una lectura detenida de lo que propone Enzo es recomendable, pero quiero complementar lo expresado por Enzo (que hoy está de cumpleaños) con la siguiente idea:

El libro a estas alturas no es un soporte, es un concepto asociable más al formato del mensaje que al medio físico. Los libros tienen para rato, pero el papel no.

Los dueños de los nuevos medios están haciendo un gran esfuerzo por que adoptemos plataformas de lectura electrónica, y a diferencia de viejos medios que combinaban el soporte con la información (ejemplo: diarios, revistas y libros) los nuevos medios son desagregados: al proveedor de acceso a Internet no le interesa si consumimos LUN o Shakespeare, se rige por las frías leyes corporativas y si LUN le sale más barato será su opción subvencionarlo.

La solución puede ser subvencionar acceso masivo a contenidos de orientación educativa, científica y artística, evitando la subvención del acceso a la cultura farandulera y opiácea. El que quiere leer LUN que pague por el acceso, el que quiere Wikipedia no. Eso pasa por no olvidar esa diferencia cuando pensemos en iniciativas como Un Computador por Niño o la inevitable idea de que cada estudiante o -¿por qué no?- cada habitante tenga derecho a un Kindle o a un iPad conectado a Internet.

Amazon subvenciona con el Kindle un acceso a Internet que permite acceder a algunos servicios, incluyendo Wikipedia. El paso lógico para un Estado interesando en fortalecer educación y disminuir desigualdad es asegurar acceso a los conocimientos, y nos acercamos cada vez más a que ello deje de ser utopía.

Y curiosamente no necesitamos remitirnos a ejemplos del primer mundo. Sin ir más lejos, ya hay una empresa de telecomunicaciones móviles en Chile que está entregando un plan de acceso prácticamente gratuito a Wikipedia y otros contenidos educativos ¿Qué está esperando el Estado para subvencionar un iPad que utilice dicho acceso?

Como decimos en Chile: está diciendo.
blog comments powered by Disqus