Recortes de Ignacio Rodríguez de Rementería / @micronauta

2006/06/04

Los Estudiantes Nos Dan la Clase


Había estado pensando en la frase "no estoy ni ahí"... la aparente apatía y egoísmo de moda entre los jóvenes, y recordando mis 18 años, creo que hoy es mucho más difícil desarrollar valores coherentes, y entiendo esto de no estar ni ahí. Pero ahora está pasando algo diferente, el país está de puntillas bailando otra música y me en-canta.

Los estudiantes, con toda la energía de quién tiene todo que ganar y todo que perder, están mostrándonos un renacer social necesario para la democracia, están ejerciendo una presión necesaria para que los gobernantes se tomen más en serio las cosas, las cosas importantes, los problemas básicos del modelo y no sólo los problemas de imagen y corto plazo. Esta generación, que no vivió el toque de queda, los asesinatos en la calle, el exilio de sus padres, la censura de los medios, la lleva, viene si ese miedo que hatenido paralizado al movimiento social en las últimas dos décadas y que hace tanto contraste con nuestros hermanos de países vecinos, que siempre han salido a la calle a defender lo que les pertenece. Y están recién comenzando a ejercer roles en la sociedad, por lo tanto esto es sólo el principio.

La dictadura no valoraba la vida, el arte, la inteligencia, por lo tanto el impulso adolescente de oponerse daba como resultado algo sencillo: valorar las expresiones artísticas, los derechos humanos, la ciencia... estaba dado en bandeja, no había como equivocarse. Claro, a uno le podían meter un balazo en la calle por andar a la hora equivocada, pero era conceptualmente simple, coherente. Los milicos, cuando gobernaron, nunca trataron de hacerse los humanistas. Eran pésimos en relaciones públicas y marketing, estaban terriblemente mal asesorados, no disimulaban la mano dura. Sabíamos que no éramos como ellos, y como resultado sabíamos bien quienes ser. La valentía podía tener costos, pero no era difícil tener claro lo que era ser valiente.

Hoy en cambio, el establishment no muestra claramente su cara: el país, la economía, el comercio, la escuela, el trabajo, todo está gobernado por el Dios Mercado y sus divinos representantes en la tierra, los Santos Empresarios. A diferencia de la dictadura militar, los empresarios están bien asesorados, el marketing comunicacional, las relaciones públicas e incluso los medios de comunicación supuestamente objetivos, además de la publicidad tradicional, se encargan de que el capitalismo y su cara visible, las empresas y sus productos y servicios, aparezcan como la atractiva solución de necesidades, acompañadas a veces subliminalmente y aveces explícitamente de cosas maravillosas como la familia, el alimento, la socialización, la sexualidad y el deporte.

Cómo podemos oponernos a una familia cantando el cumpleaños feliz? a una bella sonrisa del sexo opuesto? a un suculento plato de pasta? a un carrete con los amigos? al mundial de fútbol? Especialmente si la mayoría de nuestros jóvenes reciben una educación precaria, que no permite distinguir entre noticia y un publi-reportaje, entre protesta y vandalismo, entre telenovela y realidad. El eslabón más evolucionado de esta última variación es el reality show, espectáculo disfrazado de realidad, para que la gente, que está en casa cansada de matarse todo el día estudiando o trabajando, se entretenga con una ilusión de vida un poco más entretenida y variada que la propia.

Entiendo entonces "no estoy ni ahí", pues no tener claramente contra lo cual rebelarse es lo mismo que no saber qué valorar. Esto dificulta alegrarnos por unas cosas y enojarnos por otras, y es más fácil entrar en un estado de apatía psicótica, de que cualquier cosa que ocurra y cualquier persona no nos importa. Porque total, si no nos importa, entonces cuando nos agreden, no nos daña tanto. No nos duele tanto que suba el precio del pan, del pasaje del bus o el tren, la corrupción de un político, la locura de una guerra, la contaminación, la inseguridad laboral, el miedo de enfermarnos, el miedo de envejecer... no estar ni ahí es no estar aquí, es no sentir todo esto, y sirve como una de anestesia.

Pero estos días he andado sonriendo sólo por las calles. Porque a pesar de la apatía imperante de la época, a pesar de la feroz industria comunicacional que trata de atontar a toda la población, los jóvenes de la enseñanza secundaria están protagonizando la película por estos días, y sin anestesia. Han hallado la manera de ser valientes. Quizás en parte porque no traen el miedo que heredamos nosotros por lo que nos hicieron la derecha y los milicos. Quizás en parte también porque eran mucho más inteligentes de lo que parecían, a pesar de lo que la educación clase B que les damos. Ellos, que son las víctimas de una crisis educacional, nos están dando clase de lo que es pararse con la frente en alto, con la mente clara y con palabras directas y acciones concretas expresarse y exijir sus derechos.

Vergonzoso: tener un país con un superavit fiscal sin precedentes y con un gobierno que sin embargo perpetúa un sistema escolar público sub-financiado, especial para los pobres, mientras que se permite que los privados lucren con la posibilidad que tiene laclase media de endeudarse para acceder a una educación un poco mejor. Lo mismo sucede con la educación superior, y hasta se ha segmentado el mercado en educación técnica mediocre para la clase media baja (carreras como turismo, prevención de riesgos, peritaje policial) y educación superior ultra cara, para que las familias que tienen más dinero puedan educar a sus hijos como ingenieros, médicos, economistas, empresarios. Si algunas familias hasta pueden darse el lujo de enviar a sus hijos a estudiar en la U. de Chile, que otrora fuera un gran ejemplo de educación pública, admirado en todo el mundo, y que hoy está obligada a competir con los privados porque a penas recibe financiamiento estatal. Igual que TVN. Es vergonzoso especialmente a la luz de la realidad de nuestros hermanos de Argentina, que hasta en sus peores tiempos de crisis han mantenido funcionando la universidad gratuita para todos.

Así que lo que prima hoy, y por eso sonrío, no es la verguenza, si no el orgullo, de ver que la frase "no estoy ni ahí" dejó de ser la consigna del día. Hay una nueva generación de futuros profesionales, políticos, científicos, artistas y empresarios, que comprenden que las cosas no pueden seguir en este status quo a todo color y más falso que reality show, que se está dedicando a desenmascarar esta situación vergonzosa, y que han sido tan claros y coherentes, que la derecha no los ha podido instrumentalizar.

Estoy alegre, y tengo fe en que este mismo espíritu, y el estímulo del efecto que tendrá, darán lugar a un fenómeno generalizado de presión social y probidad gubernamental. Ya es hora de que los gobernantes se pongan las pilas, porque lo que ahora está sucediendo en lo educacional va a suceder luego en lo laboral, en salud, en cultura, en previsión, en urbanismo y en todos los ámbitos de la sociedad donde no se han cumplido las promesas y donde sencillamente el status quo y la desigualdad imperantes no dan para más.

Linkografía:

blog comments powered by Disqus