Recortes de Ignacio Rodríguez de Rementería / @micronauta

2005/08/25

Erase una vez Un Silencio


Otro intento prosaico, ahora acerca de la necesidad de acallar tanta palabra, tanta semántica, tanto ruido, dejar de pensar tanto, tenerle paciencia al sentir y al tiempo. O algo así.

Érase una vez un silencio,

Nació de amores conexos pero desplazados,
en el tiempo y en el espacio.

Sin querer y también queriendo,
hubo sentir, semántica, sangre y silencio.

Bienvenido, Silencio.
Te bautizo en nombre de tu madre y de tu padre, y del espíritu.
Tu madre, que no está en el cielo, te dió a luz con ayuda de tu padre,
que está en tierra y te cuida
dosificándote, para que no seas usado en contra.

Tenle fe a tu madre, que te hizo con amor, y a tu padre, que te cuida con esfuerzo. Te oimos, aunque aún no sabemos lo que significas. Esperamos con cariño y paciencia tus primeras palabras, para así entender y saber qué hacer contigo, en el futuro.

Un día tu también podrás entender --por ejemplo-- que todos somos santos, incluso nosotros. Un diá te tranformarás en música.

4 talkbacks:

Kaitek dijo...

Si quisiera tener fe en algo, sería en el olvido que, aunque avanza lento, se vuelve silencio...Ojos cuida a Alas...Rurasqayta

Piuke dijo...

Hola
El silencio en tus ojos creo, en los mios, el silencio que se expande y cubre todo, a veces...
Acá llueve, harto, todo el día y zas! un no silencio de tus manos, gracias

aeranegami dijo...

deberías borrarlo,
como dejar que el signo trazado en la arena se borre con el viento
inaugurando el correo del aire...
ya vendrán las palabras
verdaderas cuando aprendas a borrar.

@micronauta dijo...

Ya aprendí.

Publicar un comentario