Recortes de Ignacio Rodríguez de Rementería / @micronauta

2007/05/15

La ins-tancia de la dis-tancia


Viajar.
Más que una linda metáfora,
un estado mental, un cambio, la gran agua,
la diferencia entre antes y después,
entre aquí y allá,
tal vez entre estar, escapar y llegar... o volver.

Pero sólo puede haber un volver si hay un ir
y quizás sólo un ir si hay un volver y...

magia: un ir para unir.
En la foto perna, aparezco en un tren que une el centro de Sevilla con el Palacio de los Congresos. Me encanta viajar en tren. Los trenes me hacen sentir como en una película de Wim Wenders. En la típica película de Wenders (y no es para nada que sean películas típicas), el protagonista busca algo que le da sentido a su vida, y suele haber un viaje involucrado.

A veces los viajes tienen algo de eso, la búsqueda misma, asumir ese rol y sacarse otros, alejarse para acercarse, abrirse a encontrar algo, acto "psicomágico" –dirían algunos– que expande posibilidades. Quizas el viaje necesita ser al otro lado del mundo o basta con ir al otro lado de uno mismo, movimiento interno.

Mi película favorita: Hasta el Fin del Mundo.

Nada que ver, pero curiosamente mi familia española en parte viene de Irún, unir, ir, en fin.
blog comments powered by Disqus