Recortes de Ignacio Rodríguez de Rementería / @micronauta

2007/08/05

Saludablemente


Hoy tuve un encuentro cercano con la salud pública. Ya que había tiempo, y convenio SCD, y una condición que ameritaba cierto cuidado, acompañé a alguien al servicio de urgencias del hospital San José, zona norte de Santiago.

A diferencia de lo testimoneado por El Que No Aporta respecto de la salud privada, en este hospital los funcionarios le miran a uno a la cara, tratan a todo el mundo por igual independiente de su vestimenta o color, sin palabras distantes ni condescendientes, no importa que uno tenga ISaPre o tarjeta PRAIS. Para los que no saben lo que es la tarjeta PRAIS, es algo así como la tarjeta de la JAP.

Si bien no había música ambiental ni sillones de cuero ni cafetería con redcompra, y a pesar de que estuvimos en total como 3 horas en el recinto (principalmene esperando atención), la calidad de la atención resultó excelente y el precio a pagar habrá sido un décimo de lo que habría costado ir a un centro de salud privado. Ningún tipo de privilegio ni discriminación, ni cheque en garantía ni American Express. Ante la enfermedad aquí somos todos iguales. Mi único reclamo sería la ausencia de puertas dobles -con la consiguiente ineficiencia en calefacción- y el estado calamitoso de los baños públicos, sólo vi el de hombres. No harían mal más médicos para agilizar un poco la cola de atención; el guardia hablaba de esperas de más de 24 horas en algunos casos.

Con espera y todo, creo que el sistema de salud pública está lejos de ser la pesadilla que a menudo muestran los medios. Sin duda hay harto que hacer aún, pero se nota una mejora respecto de antes, la inversión social que ha hecho nuestro gobierno muestra así, cotidianamente, una cara amable para miles de usuarios. Me alegra tener la suerte de no estarle regalando mi plata todas las meses a las ISaPres y AFPs.

4 talkbacks:

Azraela dijo...

Regalando la plata a las AFPS? yo no quiero ser vieja y no tener ni uno, ni enfermar para no tener respaldo alguno.....el sistema es asi, lo tomas o lo dejas....me produce terror no tener Isapre y dar de urgencia en el Barros Luco ponte tu...las cosas han cambiado, pero la gente sigue esperando y muriendo por atenciones rapidas de urgencia.....sabes quienes me llevaron el dia del accidente a la urgencia? los bomberos, pq nunca llego la ambulancia del San Jose y mejor, pq ahi no queria ir a parar......tampoco quiero terminar como los actores que en su momento de gloria no fueron visionarios de guardar dinero para el futuro......las cosas han cambiado? me la he pasado de hospital en hospital por mi pega y te dire que 03 hrs no son suficientes....falta mucho, pero mucho para lograr algo morrocotudo como dice alguien famoso por ahi....pero bueno, algo es algo....de eso estoy segura.....

@micronauta dijo...

Pero si tienes un sueldo estable, no cuesta nada ahorrar un poquito y rinde mucho mas en el banco en depósitos a plazo que en las AFP.

El que no aporta dijo...

De acuerdo en el tema AFPs. Me encantaría poder manejar mi ahorro, decidir dónde poner la plata que me gano. Pero la ley obliga el descuento. ¿Qué se hace entonces? No es una opción, simplemente el sistema no nos deja hacernos cargo. ¿Por qué? A lo mejor piensan que no somos capaces. O a lo mejor simplemente decidieron dejarse una tajada para ellos. Como siempre.

ms dijo...

hace tiempo que no pasaba por acá per al ruitmo de tus ultimas composiciones leia.
La verdad estoy muy de acuerdo con lo de la salud publica, no es algo que una madre primeriza quiera comentar demasiado pero creo que nunca antes habia estado en tantos medicos como en este ultimo periodo y por más decir hace un par de semanas en terribles circunstancias pues mi pobre chiquito sufrió una caída no menor para sus escasos doa meses y medio. Consecuencia de sus impulsos y mi ingenuidad terminó en el hospital con una fractura de cráneo. trágico muy trágico para que comentar ; lo unico que puedo decir es que en la posta infantil del hospital Van Buren, en menos de dos horas ya habia sido visto por dos medicos y dos neurologos, con las respectivas radiografias y scaners, de la atensión y la eficiencia la verdad nada que decir. pude dejarlo esa noche en observación solo porque de verdad me inspiraron confianza y me dieron la tranquilidad necesaria para dejarlo. a primera hora estaba ahí al día siguiente para alimentarlo. La tragedia no pasó a mayores y lo puedo contar con esta soltura. y de costo pues no tuve que pagar nada.
Aún no encuentro un pediatra para mi hijo, bueno uno que me de confianza. así que seguiré con la atensión del consultorio que me corresponde, porque ha sido el lugar donde mas respuestas me han dado.
ms

Publicar un comentario