Recortes de Ignacio Rodríguez de Rementería / @micronauta

2008/06/10

El iPhone no es el UMPC que queremos


Múltiples amarras que lo condicionan a servicios de Apple y a las compañías móviles, además de pocas mejoras respecto de la primera versión, hacen que el nuevo superteléfono de Apple no sea el producto que yo deseaba.

Incluso me surgen sospechas casi orwellianas acerca del acuerdo que Apple ha firmado con el gobierno de Chile.

Uno de los mitos que rodean a Steve Jobs, el carismático mandamás de Apple, es aquel que habla de su campo de distorsión de la realidad. Parece que al momento de lanzar el nuevo iPhone, estuvo activo a full potencia. Ahora que el campo se está disipando, estoy pensando un poco al respecto. Y no me gusta lo que estoy pensando.

El iPhone, está condicionados por varios bloqueos, y en la versión 2.0 del aparatito parecen incrementarse en vez de disminuir:
  • Comunicaciones El equipo es subvencionado por el proveedor que lo vende (o por AT&T en EEUU), usarlo con otro es ilegal y se podría considerar un hurto, dicho proveedor podría bloquearlo por IMEI si no lo activamos en su red.
  • Aplicaciones Apple decide cuáles podemos instalar en el teléfono ¿Alguien compraría un PC donde el fabricante pudiera decidir qué programas podemos o no podemos correr en él?
  • Servicios, la compañía lanza en paralelo Me.com, necesario para varios de los servicios "push" del nuevo sistema operativo del iPhone, ello condiciona dichos servicios a que nuestra información personal pase por Apple.
El último aspecto es el que me perturba más. Los que tenemos al menos dedo y medio de frente nos preguntamos acerce los peligros de Facebook. Incluso dejando de lado que es controlado por gente de ultraderecha y que se autodefine como Thatcheriana, es evidente que el poder de tanta información personal, incluyendo nuestras relaciones sociales, es una receta para problemas.

A diferencia de Google, los términos de uso de Facebook le dan a la empresa muchas las libertades, los dueños de Facebook pueden hacer lo que se les antoje con la información.

Un Facebook que va contigo, y con tu email, y tu IM...

Imaginemos que Facebook nos pasara un teléfono, capaz de entregar en todo momento a la compañía nuestra localización, y se hiciera cargo de canalizar nuestro email, agenda, listas de contactos, mensajería instantánea, etc.

Es precisamente lo que anunció Steve Jobs con el iPhone 2.0 y MobileMe.

No se trata de una paranoia de última hora. Existe un historial, se han encontrado recursos en el iPhone 1.0 (y en la versión de escritorio de OS X) que avisan a Apple cuando y cómo usamos sus productos. Y pensar que hace poco medio Chile se escandalizó porque se liberaron sus RUTs y domicilios, informaciones que ya eran públicas.

Doble subvención, doble bloqueo

Entender el iPhone como la interfaz de usuario para un servicio en línea explica por qué es tanto más barato, no sólo en comparación con la versión 1, también respecto de productos equivalentes de la competencia (Samsung, HTC, Sony, Nokia), e incluso en comparación con el iPod Touch. No sólo está subvencionado por la compañía telefónica, está subvencionado por la misma Apple!

El valor para Apple no está sólo en vendernos el hardware. Según EEtimes la compañía gana sólo unos US$100 por ejemplar. El negocio está en convertirnos en usuarios cautivos de una manera que ni Microsoft pudo. El convenio que Apple tiene con la compañía que nos vende el teléfono podría perfectamente incluir sistemas para cobrarnos por el uso de actualizaciones del sistema operativo, bajar aplicaciones, películas, música, leer noticias, etc. El servicio en línea de Apple, necesario para aprovechar al máximo el nuevo iPhone, requiere pagarle a Apple US$99 por año!

A los incrédulos que dudan que en Chile Claro lo pueda ofrecer por US$199, les propongo que podría ser incluso menos. Si 02 (filial de Telefónica) lo ofrecerá a costo cero en el Reino Unido (Fuente: Applesfera), es porque el bloqueo de esta nueva versión del teléfono debe ser muy difícil de sobrepasar. Apple ha tenido un año para trabajar en ello, ahora tiene el doble de razones que antes para impedir que lo usemos liberado.

Aún no es el mejor teléfono, porque Apple no lo permite

Revisitando un artículo que escribí hace casi un año, noto que muchas características en que el iPhone 1 aparecía sobrepasado por mi Motorola V3i, aún no han sido mejoradas. Además de mis dudas sobre las intenciones de Apple, podemos sumar a ello que el aparato aún no tiene soporte para videollamadas, almacenamiento expandble, batería intercambiable ni se puede comprar desbloqueado. Esto hace difícil que los usuarios con más de 2.0 dedos de frente lo compremos sin pensarlo al menos unas 2.0 veces.

Mi pronóstico es que tardará mucho tiempo su desbloqueo y quizás incluso no será posible. Un iPhone que no sea activado con un plan con el proveedor que lo subvencionó podría ser bloqueado por IMEI, como cualquier otro teléfono móvil robado. Vaticino también que el iPhone 1.0, luego de bajar de precio por todo el ruido de la versión nueva, aumentará hasta sobrepasar el precio del iPhone 2.0, dada su posibilidad de operar libremente.

Espero equivocarme, y supongo que de aquí a que aparezca Android, Apple se dará cuenta del error que está cometiendo con tanto bloqueo y control, y hará que el teléfono sea igual de autónomo que un computador.
blog comments powered by Disqus