Recortes de Ignacio Rodríguez de Rementería / @micronauta

2009/01/16

Es tarde: Facebook ya es la web contextual


Dicen que 2009 es el año de la web contextual. Propongo que la web contextual ya llego frente a nuestras narices, y mientras los autodenominados expertos en "web 2.0" y demases se persiguen la cola jugando con plataformas sociales, Facebook ya provee gran parte de la funcionalidad que los usuarios comunes requieren de la Internet.

Dato: Esta semana Facebook anunció en su blog, "Si Facebook fuera un país sería el octavo con mayor población en el mundo, justo delante de Japón, Rusia y Nigeria."

También dicen que 2009 es el año de la lucha por la identidad web. Facebook y Google con sus respectivos "Connect" ofrecen ser el registro civil del mundo digital. Un negocio sencillo: ellos ponen una plataforma para que cualquier sitio implemente aplicaciones, a cambio los sitios aportan su audiencia, y los usuarios nuestros datos y estadísticas.

Se podría pensar que para Facebook es un camino coherente, permitir que las aplicaciones vivan afuera de su sitio. Es lógico, porque a pesar del acelerado crecimiento que tiene hoy su audiencia, tiene un límite natural; llegará el día en que casi toda la población tendrá perfil ahí.

Personalmente sospecho que la cosa no es tan sencilla, y que Facebook tuvo que reaccionar a la widgetización y creciente omnipresencia de Google. A Facebook no le gusta que su contenido viva fuera de su dominio, hasta ahora ha tratado siempre de ser un "jardín cerrado".

Don't make me anybody think

Esa máxima que cualquier diseñador de sitios web tiene que tener presente, también la debe tener presente quien quiera entender el estado y camino que siguie la red. Y aquí cuando digo red no me refiero a los cables ni a las páginas, me refiero a las personas.

Me explico: no soy un usuario común, me gusta probar cada utilidad de interacción social que sale, tengo perfiles en Twitter, Jaiku, Friendfeed, Backtype e innumerables otros servicios similares, incluso algunos que ya no existen. Es entretenido y quizás a veces útil, pero la mayoría de los usuarios no necesita usar 8 plataformas de microblogging, 7 agregadores de noticias, 6 lectores de RSS, 5 organizadores de bookmarks, 4 servicios de email, 3 agrupadores de lifestreaming, 2 CMS, etc.

Pero ese soy yo, y algunos de los que me leen. El usuario común se marearía con la mitad de eso, sólo quiere tener mensajería via texto, participar de diarios murales, compartir links, fotografías, quizás juegos, video y música, y si hay un servicio que englobe todas esas funcionalidades con una interfaz de usuario coherente -que además aporte contexto, organizando la relación entre los distintos contenidos e interacciones- lo tomará sin pensarlo dos veces.

De hecho, mientras algunos nos precupamos de qué sistema operativo y browser usan, Facebook ya tiene más de 150 millones de usuarios activos, 20 millones se conectan desde un teléfono móvil (de los cuales casi el 25% son iPhones). Del total, casi el 10% de ellos actualiza su estado al menos una vez al día.

Dejando fuera otras consideraciones como privacidad y disponiblidad, Facebook es hoy la web contextual por excelencia. Por "fuera" de Facebook en la "web abierta", está lleno de servicios que aportan las mismas (y más) funcionalidades de Facebook, a veces mucho mejor, pero que no saben hablar entre sí, o si lo hacen requieren que el usuario confié su información a múltiples intermediarios, pase días enteros configurando las relaciones, haya estudiado informática, ingeniería o un diplomado sobre redes sociales. Bueno quizás exagere un poco, pero se entiende el punto.

La web semántica llegó tarde

Es cierto que existen el HTML 5, RDF y otras iniciativas interesantes. Hipotéticamente, llegará el día el día en que casi todos los servicios web podrán compartir información y vincularse entre si, de manera similar a como una secretaria hoy le organiza la agenda a su jefe. Nunca fue una mala idea, pero Facebook ya logró que gente sepa con una mirada sus mensajes entrantes, la situación de sus amigos, los cumpleaños que se aproximan.

Con la excusa de manterenos en contacto con los compañeros de curso y sin darnos cuenta, Facebook nos devolvíó a la era de los grandes servicios en línea o BBS como CompuServe, con la diferencia de que ahora hay masa crítica, y que de conectarnos y cobrarnos se encarga nuestra ex compañía telefónica o de TV cable.

Aún faltan muchos elementos antes de que Facebook pueda ser una web universal:

  • Las noticias, la gente aún sigue los medios tradicionales en sus webs.

  • Las tareas asociadas a la vida laboral, hay quienes prefieren una secretaria de carne y hueso o programas "serios" como Lotus Notes o Exchange.

  • Las transacciones bancarias, recién ahora la gente está confiando en los webs de los bancos. ¿Confiarían en que Facebook pague sus cuentas?.

Pero es cosa de tiempo, especialmente con la creciente integración con Microsoft, que hará todo lo que pueda por no perder como clientes al mundo corporativo, incluyendo ofrecer todo gratis como Google.

Si Google pretende -con o sin Friend Connect- competir con Facebook, deberá tomar muy en serio su don't be evil, ayudar a asegurar la privacidad de los datos y facilitar la integración semántica. Por suerte respecto de esto último, creo que hay esperanza porque la base de datos que Google ha construido -con ayuda de nosotros- tiene el potencial para ser el eje semántico de la web. Más sobre esa idea en De la información al conocimiento, la red se está haciendo semántica.

Sin embargo el potencial que tiene Facebook para competir con Google y ser el centro de la experiencia web de los usuarios es enorme. Entre otras razones, porque las búsquedas que toman en cuenta factores sociales e individuales podrían arrojar resultados más certeros que los algoritmos de Google.
blog comments powered by Disqus