Recortes de Ignacio Rodríguez de Rementería / @micronauta

2007/09/28

Astromelias para una estrella: Jazmín


A veces el arte es un oficio peligroso. Hay que sentir y ser vulnerable, en un mundo que agrede constantemente y dificulta todo lo que no se cuadra con el modelo neoliberal imperante. Algunos sobreviven, otros no y se tienen que ir.

Jazmín era toda luz, cuando se reía, cuando cantaba, cuando tocaba, cuando conversaba.

Jazmín Baeza, violinista, cantante, amiga, parte del taller de voz de Francesca Ancarola. Su interés en la metafísica la llevó a participar del CIEM y su amor por la música la llevó a grabar y tocar en vivo con Francesca Ancarola Grupo y Zeca Barreto, Daniela Conejero y Patricio Lisboa, Inti-Illimani / Jorge Coulón, Pigus, Federico Wolf, grupo Santa Cruz, Ensamble Vocal Tomás Luis de Victoria, De Rojo y Sombras y otros.

Un privilegio Jazmín haberte conocido, trabajado, cantado y bailado contigo un poco. ¿Qué te habrá llevado a tener que partir? No me alivia decir que entiendo, que hay dolores insoportables o casi insportables, y que el casi es una línea muy muy delgada. Es tan fácil que el daño haga pasar de esa línea, somos vulnerables, especialmente cuando amamos.

Así funciona. La persona que un día está a una llamada telefónica de distancia la semana siguiente puede haberse ido para siempre y ser una memoria. A tu mejor amigo puedes no poder invitar a almorzar ni pedirle perdón por enojarte. Tu hermana puede estar en un hospital, tu amada puede estar con otro, tu casa puede estar en llamas , ciudades y países enteros pueden desaparecer. Casi había olvidado ese miedo... el de que gente desaparecía. Jazmín me ha hecho recordar. No puedo agradecérselo. Otras penas me han hecho entender a Jazmín y tampoco las agradezco. Me da rabia; como dice mi hermana: "no soy Gandhi".

Entender esto es... no se me ocurre una palabra mejor que inquietante; ese fin de semana me quedé bastante quieto, sólo fui a algunos conciertos y en todos homenajearon a Jazmín. Tuve sueños raros, con pájaros que hablaban, con Valparaíso, L., lluvia y Spinetta. Tuve penas, rabias, miedos y recordé estas frases:

No estoy tranquilo, mi amor, hoy es sabado en la noche
Un amigo esta en cana.
Oh, mi amor, desaparece el mundo.
Si los pesados, mi amor, llevan todo ese montón
de equipaje en la mano, oh mi amor yo quiero estar liviano. 
(Charly García, Dinosaurios)
blog comments powered by Disqus