Recortes de Ignacio Rodríguez de Rementería / @micronauta

2008/04/17

Impresentable: y La Nación también


Varios medios chilenos ayer mostraron la hilacha, lo sorpresivo en esta ocasión fue que de esa tendencia participó La Nación.

Probablemente a nadie extraña que La Segunda y LUN usen la vida política del país como materia prima para un reality show en sus portadas, tanto así que La Tercera llegaba a parecer mesurada en su manera de resaltar la destitución de Yasna Provoste.

Mientras los chilenos con dos dedos de frente nos avergonzábamos de nuestra clase política, que permite que una minoría electoral sea una mayoría en nuestro poder legislativo, La Nación, el único diario chileno de papel que supuestamente no responde a los intereses de la clase empresaria, manipuló emocionalmente a la comunidad de manera inaceptable.

Puedo esperar que Chilevisión, El Mercurio, Megavisión y La Tercera tengan una línea editorial que representa intenciones de sus dueños. Pero el caso particular de La Nación S.A. me molesta especialmente, porque sus dueños somos en gran medida todos los chilenos.

La Nación tiene la responsabilidad de ser lo más imparcial y responsable posible, jugar un rol con altura de miras, educativo y transparente, y no perder la poca credibilidad que le iba quedando con una portada digna de la muerte de un santo.

Provoste is not the question*

Por si alguien me malentiende, clarifico el punto: no se trata de estar a favor o en contra de Provoste, la concertación o la derecha. Se trata de que la gestión pública y la educación en Chile -tanto pública como privada- son un desastre, y eso -por lo cual no es ella quien tendría que pagar los platos rotos- es el tema, y debería ser la noticia.

El mismo problema educativo permite que nuestro pueblo aguante la precariedad de nuestros medios de comunicación, cuyos directivos mandan a sus periodistas a santificar o crucificar a Provoste en vez de a investigar, analizar, desmenuzar y explicar la situación política. No es culpa de los periodistas, el proletariado de la información, que mayoritariamente labora por sueldos miserables, con contratos sin horario en turnos que no les dejan tener vida.

¿Dónde está Paulsen cuando le necesitamos?

Me encantaría ver un detallado y exhaustivo análisis de la prensa de ayer por Fernando Paulsen, al estilo de su crítica sobre el reportaje del NYT a las salmoneras chilenas. Quizás él podría explicar por qué lo que sucedió ayer parecía más un circo romano en pirámide invertida que periodismo en serio.

El circo terminó en la noche con Matías del Río interrumpiendo al ministro Francisco Vidal, usando a Provoste, los trenes y Curepto como artillería retórica, mientras al pié de la imagen se leía el titular en altas "CAE OTRO FUNCIONARIO". Parecía un intento corporativo por descalificar a Vidal.

Y las cosas a veces son los que parecen. Durante el día, el Ministro había hecho mención directa a la tendencia editorial de Chilevisión, canal que además de mantener un evidente y cuantificable foco en temas que asustan a la ciudadanía, durante las últimas elecciones presentó la entrevista más larga de la historia de la TV chilena, ¿adivinen a quién?

En pedir no hay engaño

Bueno, luego de haber tirado todo este HTML con ventilador**, hago mi solicitud, como ciudadano, a quienes admistran medios masivos de comunicación en Chile, tanto estatales como privados:
Necesitamos prensa responsable, independiente, diversa.
La ironía que me produce cierto alivio es que -prácticamente a lo Michael Moore- El Mostrador, medio totalmente privado pero transparente, terminó siendo más responsable y ejerciendo un periodismso más profesional que La Nación, diario que debería ser de todos los chilenos.

Aclaración*** Hasta ahora me desempeñaba esporádicamente como consultor y columnista para nacion.cl . Actualmente estoy asesorando a El Mostrador en temas tecnológicos y de web 2.0.


* Traducción por si alguien se enoja con el gringuismo: Provoste no es la cuestión

** HTML es el lenguaje base en el que están expresados los contenidos de los sitios web, como éste.

*** Disclosure, por si alguien se enoja conmigo por no usar el gringuismo.

5 talkbacks:

valeria dijo...

No sé si se pueda calificar de "sorpresivo" que La Nación haya "mostrado la hilacha" con su línea editorial. Siempre ha estado clarísimo que más que un diario "del Estado" es un diario "de Gobierno", lo que puede servir para equilibrar un poco el asunto de distribución de poder en los medios de comunicación. Lo que a mí personalmente me molestó de la portada de La Nación, es que haya usado un espacio que se destina a la información para llevar contenido editorial. Por lo menos que la hagan piola, ¿no?

Roberto Carreño dijo...

Todos representamos intereses, por muy personales que sean o parezcan. Por lo que las dudas frente a El Mercurio son históricas asi como también con el diario o canal estatal.
De todas maneras lo de ayer en La Nación fue una defensa corporativa.
Cara de raja!
Esperaré las columnas de LaNaciónDomingo si son capaces de hacerse responsables del acto partidista que cometerion ayer. Quiero leer a Cavada, haber si es tan valiente.

Saludos

@micronauta dijo...

Si Valeria, estoy sorprendido. Y si Roberto, todos representamos intereses, yo también. Pero yo decido con quién me alineo y a quién le vendo mi talento, el que sea.

Los periodistas que trabajan en La Nación tienen que saber que están trabajando para el pueblo de Chile que quiere informarse, no para el partido de turno que está al otro lado de la plaza. Por eso las molestias en los pasillos del diario que al parecer dieron lugar incluso a una asamblea.

No lo digo desde el lugar de un derechista neoliberal que quiere ver privatizado el único medio escrito estatal que va quedando, lo digo como alguien que ama la democracia, que ama la información, que votó por la concertación, que trabajó en la campaña de Bachelet y que incluso ha trabajado para que La Nación mejore su funcionamiento.

Anónimo dijo...

No es novedad que el periodismo en Chile sea malo. Con miles de cesantes ilustrados saliendo de universidades de papel donde se paga por un título no es raro que leamos pasquines como los que se expenden en las esquinas.
Lo siento por la gente seria egresada de la Chile y la UC (y privadas contadas con 2/5 de la mano)
La Nación órgano panfletario del gobierno de turno, simplemente sucumbió a las verdaderas intenciones de su línea editorial y como los titiriteros movieron los hilos, se imprimió el "monumento a la imparcialidad" que vimos ayer con vergüenza.
El tema de Provoste y su martirologio es simplemente un chiste y que periodistas que se dicen serios lo publiciten es aún peor.
Lo único bueno es saber que ya no veremos su carita llorosa y humilde en el ministerio de educación. Es de esperar que finalmente se ponga a gente bien preparada, con una formación sólida, con un buen nivel en general en todos los aspectos y que al menos tenga buen gusto.

NNM dijo...

No se que diablos tenga que ver que sean periodistas de una Universidad privada o estatal... con mucho respeto, pero encuentro que es un argumento tan retrogrado hablar en esos términos...

Por otro lado, te encuentro toda la razon con lo que expones Ignace... Es una verguenza haber leido ese tipo de portadas, y ver que todos se festinen con un personaje en particular, cuando el problema tiene otro fondo... Pero como siempre, y por que conviene más, nos quedamos con la forma.

Publicar un comentario