Recortes de Ignacio Rodríguez de Rementería / @micronauta

2008/02/21

Con el Corazón en el Billboard


Por Claudio Gutiérrez

Con el Corazón Aquí

Encontré el manuscrito del siguiente texto entre mis papeles antiguos. Muchos documentos ni yo recuerdo tenerlos, pero ahí están, esperando su momento. Cuando lo escribí, hace más de 13 años, ni siquiera existía internet en Chile. Hoy, cuando la Biblioteca de Alejandría resurge bajo el nombre de Web, es tiempo de continuar con la ya milenaria práctica de copiado sistemático y darle nueva existencia -esta vez binaria- a todas esas historias individuales que componen el puzzle del Patrimonio Cultural.

A través de este texto se puede conocer un poco más sobre el origen de la Asociación de Trabajadores del Rock Chileno (ATR) y sobre su primer proyecto tangible: el disco compacto doble "Con el Corazón Aquí".

Con el Corazón en el Billboard

La historia es conocida. Durante el '92, luego de la formación de la Asociación de Trabajadores del Rock Chileno (ATR), tres integrantes de la directiva presentamos un proyecto al Fondo de Desarrollo de la Cultura y las Artes (Fondec) del Ministerio de Educación. Fueron aprobados 3 millones 900 mil pesos para el proyecto "Actualidad y Proyección del Rock Nacional" que consistía en editar 2 discos compactos con una recopilación de bandas de rock chileno que demostrara la cantidad y calidad de la producción de rock local.

Establecimos los criterios para seleccionar a las bandas que serían incluídas en el disco: las que tenían caset editado por algún sello irían por derecho propio y las que no, concursarían. El jurado estuvo integrado por Rolando Ramos (entonces, conductor del programa de televisión Lee Night), Francisco Conejera (director de la revista El Carrete) y Pablo Lecaros (músico). De las bandas seleccionadas, 5 serían grabadas por no poseer grabación profesional.

La edición se realizó en computador para equilibrar el sonido de las canciones que habían sido grabadas a distinto número de pistas, en distintos estudios, con distintos niveles de volumen y con distintos conceptos de mezcla. Una vez editado el master, la matriz se envió a Canadá para la fabricación de los discos compactos y comenzó la producción de la carátula. Hubo que recopilar los créditos de los 36 temas y realizar un diseño atractivo que incorporara toda la información, además de darle un nombre a la producción.

Se optó por "Con el Corazón Aquí" para retratar el compromiso del rock chileno con la realidad de nuestro país. Llegados los compactos de Canadá, vía valija diplomática, y con las carátulas impresas, se hizo el lanzamiento en la Discoteque Gente. Fue desorganizado, pero simbólico e histórico. Estaban todos o casi todos. Hasta Gustavo Cerati fue a darse una vuelta. Pero, obvio, faltaban los directores de programación de las radios y varios medios de comunicación. Quizá no fueron invitados. Quizá lo fueron y no les interesó ir.

Dos objetivos fueron logrados: uno, entregar un documento sonoro que diera testimonio del presente y adelantara el futuro del rock chileno y, dos, lograr motivar a las bandas a consolidar una asociación gremial. Faltaba el objetivo crucial del disco: lograr que las radios lo incorporaran a sus programaciones habituales. Hasta ahora era demasiado bonita la historia.

Una por una, cada radio AM y FM de la capital fueron recibiendo el disco compacto doble. Pero al cabo de casi 2 meses resulta evidente que el CD fue utilizado, a lo más, para realizar algún especial de rock nacional en un horario de escaso rating y luego pasó a cubrirse de polvo y telarañas en los estantes de las radios, exceptuando a radio Umbral, Rock & Pop, Tierra y algunos programas de la radio Nuevo Mundo. El resto habrá inventado una nueva excusa para no programar a los grupos nacionales. Antes fue la calidad de las grabaciones: como casi ningún grupo chileno tenía compacto, entonces la exigencia era que tuvieran compacto. Ahora que hay disco compacto ¿qué? No sorprendería que la nueva excusa fuera la calidad musical, que la hay y de sobra. Calidad que no le exigen, por cierto, a Locomía, Gerardo ni Jordy cuando los hacen sonar 15 veces al día.

En la Radio Galaxia no lo programarán, porque dirán que tiene "sonido amateur" como suele argumentar Oscar Rovallo, su director de programación, cuando anuncia que un disco es inadecuado para su emisora. O encontrarán palabras atentatorias contra la moral que impidan que sean programadas en Radio Concierto, Carolina o Tiempo. O todas las anteriores.

Siendo honestos, esas radios son incapaces de imponer éxitos como se jactan, sólo les alcanza para repetir las canciones chicle que están en los primeros lugares del último Billboard. Al fin y al cabo, los programadores de radio sólo se preocupan de cuidar sus puestos de trabajo y no pueden darse el lujo de apostar por la industria local. Dejemos, entonces, que sigan con su Corazón bien puesto en el Billborad. ¿Y el Rock Chileno? Bien, gracias.

Claudio Gutiérrez, 1993

8 talkbacks:

Marisol dijo...

Claudio, por favor sigue subiendo todo este interesante material. Para los adictos a los archivos, sirve muchísimo.

@micronauta dijo...

La problemática persiste. No hay casi música chilena en las radios de Chile. Por estos días, pienso que una radio bien programada, centrada en la música de América Latina, complementada con riqueza de contenidos contingentes, podría competir bien por su gran diferenciación con todas las otras radios. Tengo fe en que hay música local buena, identificable, escuchable.

Oscar dijo...

"En la radio Galaxia no lo programarán, porque dirán que tiene "sonido amateur" como suele argumentar Oscar Rovallo, su director de programación, cuando anuncia que un disco es inadecuado para su emisora"

Hola Claudio. Hoy martes 3 de junio de 2008 leí tu artículo donde salgo mencionado. En teoría no soy yo, porque me llamo Oscar Robayo, pero en la práctica sí, porque era el Director Artístico de Radio Galaxia en la época a la que te refieres. Seré breve para no dar lata. ¿Vivías en Chile a mediados de los 80?. Te lo pregunto porque de ser así, también te habrás informado que fui Director Artístico de Radio Carolina entre octubre de 1984 y septiembre de 1992, con gran éxito por lo demás, ya que la Emisora era primera en el grupo etáreo al cual estaba dirigida y primera en todos los estratos socio-económicos. Es decir, tenía una audiencia gigantesca. Comprenderás que con tal cantidad de auditores, todas las multinacionales querían a "sus productos" en Radio Carolina, pues eso era garantía de éxito. Y sin ánimo de alguna especie, puedo decir que me jugué por las bandas nacionales de entonces. Puse ne riesgo mi trabajo, porque los dueños de la Emisora no estaban convencidos que en la parrilla programática estuvieran grupos musicales que no sintonizaban con su línea política. Eran otros tiempos, pero en honor a la verdad y luego de una conversación con ellos, nunca se me censuró tema alguno y realicé mi labor con la más absoluta libertad. Programé a todos los grupos nacionales que me parecía podían gustar y no me equivoqué. Radio Carolina contribuyó muchísimo al éxito de Los Prisioneros, Aparato Raro, Viena, Electrodomésticos, La Ley, Valija Diplomática, Cinema, Aterrizaje Forzoso, Engrupo, Upa!, Bandhada, Nadie, Pie Plano, etc. Insisto, gran parte del éxito de esos grupos se debió a la gran cobertura que yo les daba diariamente, porque como díje, Radio Carolina tenía una tremenda audiencia. Obviamente no toqué todos los discos que llegaron a mis manos. La idea no era "chacrear" el movimiento. Aunque hace muchos años no tengo contacto con ellos, es cosa de preguntarles a los propios músicos: Jorge González, Carlos Cabezas, Igor Rodríguez, Álvaro Scaramelli, Alejandro Capeletti, Claudio Millán, Carlos Chung, Juan Ricardo Weiler, Mauricio Clavería, Andrés Vargas, Germán Céspedes, Pablo Ugarte o a los dos managers importantes de la época, Carlos Fonseca y Alejandro Sanfuentes. Ellos saben todo lo que hice por las bandas nacionales. Entonces Claudio, es injusto me hayas hecho aparecer como no habiendo ayudado a los artistas chilenos, porque eso falta a la verdad y está muy lejos de ser real.
Te saluda, Oscar Robayo.

Anónimo dijo...

Estimado Oscar,

a mediados de los '80 viví en Temuco y según recuerdo Carolina no se escuchaba allá.

De todas formas, mi artículo escrito originalmente hace 15 años (en 1993)se refería a inicios de los '90 cuando todas las radios FM (salvo Umbral) dejaron de emitir rock chileno.

Recuerdo una conversación en la recepción de Radio Galaxia, dónde (según recuerdo) tú nos dijiste a Alejandro Romero y a mí que la música chilena no era de una calidad técnica para ser tocada en la radio. Esa afirmación, de hecho fue la que motivó que como ATR, con Claudio Narea presentaramos el proyecto "Con el Corazón Aquí" para pasar a CD a todas las bandas chilenas que no tenían su música en un formato aceptable por las radios.

Después recuerdo otra conversación, de nuevo en la recepción de Radio Galaxia, dónde nos afirmaste a Romero, Narea y Max de Los Morton "que la gente no quería escuchar rock chileno" y que "quizá a la única persona que la gente le aceptaría un programa de rock chileno era a Sergio Pirincho Cárcamo a nadie más".

La mención tuya en mi artículo obedece a esas conversaciones.

No dudo que hayas brindado mucho apoyo a las bandas chilenas durante los '80, pero a principios de los '90, cuando todas las radios le bajaron el volumen a la música local, todos los programadores se encogieron de hombros.

Saludos y gracias por escribir.

Oscar. dijo...

Hola Claudio, hoy domingo 12 de abril leí tu comentario del día 28 de diciembre. Si no es porque lo escribiste pasado el medio día, hubiera pensado que fue broma de inocentes. Radio Galaxia era pequeña, así que nunca recibí a un músico en la recepción, siempre en mi oficina. Por eso me extraña lo que dices. Y si no podía atenderlo yo, lo hacía mi ayudante Juan Carlos Solorza, pero también en su oficina, nunca en recepción.
No fue culpa mía que a comienzos de los 90 no hubiesen tantas bandas chilenas como en los 80, pero seguí apoyando a los que trabajaban seriamente y estaban en la línea musical del medio de comunicación que dirigía. No tuve reparos en difundir el primer disco como solista de Jorge González, seguí programando a La Ley, en fin.
Respecto a la supuesta declaración mía "quizá a la única persona que la gente le aceptaría un programa de rock chileno era a Sergio Pirincho Cárcamo a nadie más"..... dudo sean mis palabras. A mi modo de ver Pirincho, teniendo méritos como locutor y comunicador, es una persona sobrevalorada por el medio en lo que se refiere al rock, al rock de cualquier índole. Lo respeto, pero no le compro ni antes (desde "Midnight Special"), ni ahora.
Fui el primer Director Artístico de Radio Zero, y cuando nació la emisora en 1995 seguí apoyando a los músicos nacionales: Lucybell, Lor Tres, Tiro de Gracia, Los Tetas, Jano Soto, Christianes, etc., etc.
Te saluda, Oscar Robayo O.

Oscar. dijo...

Claudio, cuando salió al aire Radio Zero, uno de los programas pioneros fue "Cuerdas Locales". Lo creé exclusivamente para la difusión de grupos y solistas nacionales. La locución estuvo a cargo de Paula Hinojosa. Ese espacio duró varios años. Una vez más demostré mi irrestricto apoyo hacia los músicos chilenos.

Claudio Gutiérrez dijo...

Oscar,

te insisto que el artículo original fue escrito en 1993 y se refería al periodo de silencio radial ocurrido a comienzos de los '90.
Cuerdas Locales, sin duda fue un aporte. Aunque durante el "fugaz florecer" del '95 todos se vistieron de Rock Chileno y se desvistieron rápidamente cuando las proyecciones de ventas chocaron con la realidad.
Ah! y el Rock Chileno de los '90 fue mucho más que los editados por EMI.
Saludos,

Claudio Gutiérrez

Oscar. dijo...

¿Qué más se puede esperar de un anónimo?

Personaje anónimo: ¿tienes algo en mi contra o de Juan Enrique Amenábar?
¿Te despedí de alguna F.M. que dirigí?

Dices..."por lo que se"....
En realidad no sabes.

Para SABER acerca de cada una de las personas que mencionas (no todos trabajaron en Radio Carolina) y cuáles eran sus funciones, te sugiero le preguntes a los dueños que en esa época tenía Radio Carolina. Ellos, mejor que cualquier otra persona te puden orientar al respecto. Y ya que te gusta indagar acerca de la trayectoria de quienes alguna vez trabajamos en la Frecuencia Modulada chilena, (en mi caso durante 20 años), te vuelvo a repetir que siempre consultes a los dueños, quienes tienen muy claro quién fue quién en sus medios de comunicación
Saludos.

Oscar Robayo O.

Publicar un comentario